Mi niño no come de todo

De pequeña odiaba las verduras, sobre todo el brócoli (o los arbolitos como los llamaba yo). Mi madre me lo preparaba de distintas maneras para que me lo comiera, pero no había forma, simplemente lo odiaba. Lo odiaba tanto que era capaz de sacrificar las tardes de bici y de piscina por quedarme frente al plato hasta que alguien se apiadase de mi y me lo quitase. Además recuerdo que el maldito perro tampoco se lo comía, ni aunque se lo preparase en plan bocadillo.

crema

Pues bien, cosas de la vida, resulta que aquí es una de las verduras más económicas y que mejor calidad tiene, por lo que el destino se ha encargado de que todos los malabares que hacía mi madre con dicha verdura se hayan visto recompensados. Resulta que ahora lo compramos todas las semanas y lo cocinamos de distintas maneras, siempre buenísimo. No voy a decir que se haya vuelto mi alimento preferido (muy lejos está), pero sí que forma parte de nuestro día a día en la cocina.

Este post va dedicado a todas las mamás y papás que estén preocupados porque sus hijos no comen de todo.

Cuando la necesidad llama, la estupidez desaparece.

Advertisements

One thought on “Mi niño no come de todo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s